En todos los establecimientos de educación básica y media (Escuelas y colegios) públicos y privados; y al comenzar el año lectivo, los estudiantes deben elegir a un representante del último grado para que actúe como EL PERSONERO DE LOS ESTUDIANTES, y a su vez sea promotor, vocero y defensor de los derechos y  deberes de los estudiantes consagrados en nuestra Constitución Política de Colombia, Ley General de Educación con sus Decretos Reglamentarios, el Proyecto Educativo Institucional y el MANUAL DE CONVIVENCIA.

 

 

  • Promover el cumplimiento de los derechos y deberes de los estudiantes como miembros de la comunidad educativa.
  • Presentar ante el rector del establecimiento las solicitudes que considere necesarias para proteger los derechos de los estudiantes y facilitar el cumplimiento de los deberes.
  • Promover y velar porque el estudiante actúe con libertad y respeto de conciencia.
  • Permanente defensa de los intereses de los estudiantes.
  • Estar atento al cumplimiento del manual de convivencia.
  • Asesorar con criterio serio al estudiante que sea sancionado, para que interponga los recursos ante las autoridades del plantel educativo.
  • Instruir debidamente a los estudiantes que manifiesten la intención de formular alguna petición o queja.
  • Promover ante las autoridades que conforman el gobierno escolar, lo que estime conveniente para la mejora y prosperidad del plantel educativo.
  • Estar atento al correcto funcionamiento y desarrollo de las actividades que deben cumplir las autoridades del GOBIERNO ESCOLAR.
  • Velar y promover el correcto funcionamiento de la participación de la comunidad educativa, en las diferentes elecciones y actividades que se desarrollen en el establecimiento educativo.
  • Denunciar ante las autoridades competentes hechos que puedan ser constitutivos de violaciones a la ley.
  • Intervenir como conciliador entre directivos, profesores y estudiantes cuando se presente algún conflicto, agotando siempre el conducto regular en procura de concretar soluciones adecuadas.